McNeill y sus recuerdos de Lisboa

Este año la final de la UEFA Champions League se disputará en la capital portuguesa, y el ex jugador del Celtic comenta para UEFA.com los recuerdos que le trae la mítica noche de 1967.

La final de la pasada UEFA Champions League se disputó en la capital portuguesa, y el ex jugador del Celtic comentó entonces para UEFA.com los recuerdos que le trae la mítica noche de 1967.

Cuando finalice la UEFA Champions League en Lisboa el 24 de mayo de 2014, muchos recuerdos invadirán la mente de los seguidores del club que se proclamó campeón de Europa la única vez que la final se disputó en la capital portuguesa 47 años antes.

Fue en el Estádio Nacional en 1967 cuando el Celtic FC venció contra todo pronóstico por 2-1 al FC Internazionale Milano de Helenio Herrara, a pesar de ir perdiendo al descanso. El Celtic se convirtió así en el primer club no procedente del sur de Europa en conquistar el título y en el único campeón continental de Escocia. El triunfo del Celtic fue aún más meritorio por el hecho de todos sus jugadores procedían de los alrededores de Glasgow, un logro único.

Orgullosamente levantando el trofeo se encontraba ese día el capitán Billy McNeill, que establecería un récord en el club de 68 apariciones antes de dirigir exitosamente al equipo. Ahora, embajador del Celtic, McNeill charla con UEFA.com sobre esa famosa noche de mayo cuando él y sus compañeros se convirtieron en los 'Leones de Lisboa'.

La llegada...
"Siempre tuvimos esa actitud de usted y nosotros, podemos vencerte cuando estamos en nuestro mejor nivel. Sólo el hecho de que el club italiano se enfrentara a nosotros en la final fue magnífico y cuando salieron del túnel comenzaron a cantar, así que nosotros comenzamos a cantar más alto que ellos y creo que eso fue lo que nos ayudó. Salimos allí fuera y simplemente entramos al partido y nos lo llevamos con nosotros".

Apoyo…
"Mirábamos a la gente que había viajado desde Escocia, era absolutamente magnífico. En Lisboa no había más que hinchas del Celtic, probablemente no habían salido nunca de Glasgow pero querían ser parte de aquello y lo fueron. Fue maravilloso".

Mirando al ataque…
"El hecho de que marcaran tan pronto hizo que todo fuera obvio para nosotros. Lo único que podíamos hacer era quitarles el control del partido y eso funcionó. Y ese era nuestro estilo. Ellos no pudieron adaptarse a él y eso nos sirvió".

El paso de los minutos...
"Fue increíble. Si soy honesto no puedo explicar realmente lo que sentí en ese momento… Empecé a decir a mis compañeros: 'Tenemos que terminar el partido, no dejemos que se nos escape el partido'. Ellos estaban muertos, estaban muertos en ese momento".

Pitido final...
"Los aficionados estaban haciendo un gran trabajo, nos animaron a jugar bien y fue genial. Logramos los objetivos que íbamos buscando. Nunca pensamos que íbamos a perder y así fue. Eso nos animó. Habíamos hecho algo que nunca se había hecho antes y fue genial".

La vuelta a casa…
"Fue increíble. En el avión de vuelta nadie sabía lo que nos esperaba. Cuando llegamos al aeropuerto de Glasgow y después camino a Celtic Park había miles de personas… miles de personas que querían ver lo que estaba sucediendo. Eso nos llamó mucho la atención. Ese detalle nos hizo darnos cuenta de que lo que habíamos conseguido era maravilloso". 

Top